Marzo 28, 2007

De Nico para sus Papás

Nicolás y Familia

Ya estoy llegando mamita
no estés triste, pronto voy.
Estoy contenta en tu pancita
no tengo apuro, muy bien estoy.

Quiero abrazarte y darte un beso
yo soy el fruto de vuestro amor
y con papito aprenderemos
los tres juntitos a compartir
todo aquello que nos preocupe
y que hoy día te hace sufrir.

Soy pequeñito, soy indefenso
quiero sus mimos para vivir
en ese mundo que no conozco
y que habremos de compartir.

Escrito por hijos en: 08:36 PM | Comentarios (4) | TrackBack en Tags:

Marzo 22, 2007

Lucía y Analía

Lucía y Analía

Hay dos pequeños tesoros que son mi gran ilusión,
son dos lindas hermanitas, hijas de mi hijo mayor.

Alegres y revoltosas, llenan toda mi vida,
me hacen reír sus dicho, son mis nietas queridas.

Una se llama Lucía, que por ser la mayor,
cuida mucho de Analía, que aun no tiene dos.

como un canto a la vida sus voces para mi son,
y cuando ellas se ríen hasta lloro de emoción.

Escrito por hijos en: 09:20 PM | Comentarios (0) | TrackBack en Tags:

Marzo 14, 2007

Pablo y el chanchito

El chanchito había engordado tanto en los últimos meses que no podía entrar en su casa, pasaba mucho frío de noche y no podía dormir.

Recorrió todo buscando donde cobijarse y en la puerta de una casita que parecía abandonada se acostó.

A la mañana siguiente un chirrido lo despertó; un niño, con cara de sueño aún, abrió la puerta.

Miró al chanchito con simpatía, le acarició la cabeza y le sonrió.

Buen día amigo, dijo el chanchito y sacudió su colita.

¿Quieres jugar al futbol? preguntó el niño, y entró corriendo a buscar una pelota.

Detrás de la casa, en un campito se pusieron a jugar.

Pablito, que así se llamaba el niño reía y se divertía mucho al ver los esfuerzos del chanchito.

Día a día, este fue aprendiendo y el niño jugaba cada día mejor.

Un día pasó por allí el Sr. Plata, los vio jugando y los invito a ir a trabajar a un circo, pero no quisieron, prefirieron seguir como estaban, pero el Sr. Plata insistía y cada tanto volvía por allí ha hacerles distintas propuestas.

Hasta que un día Pablito cansado de la insistencia de aquel hombre le dijo: "Sr. nosotros somos felices así como vivimos, tenemos todo lo que necesitamos, nos queremos, nos protegemos y compartimos todas las cosas lindas y feas, estamos bien".

Pero el Sr. Plata, seguía ofreciendoles cosas, dinero, fama, etc.

Entonces el chanchito ya cansado le pregunto: "¿Que va a pasar con nosotros cuando ya no podamos jugar así, nos enfermemos o estemos viejitos? ¿Acaso nos van a cuidar? ¿y nuestra liberta a donde se irá?"

El Sr. Plata quedó callado, los miró y un tanto asombrado, pensó en su vida y les dijo: "tienen razón, sigan así" y se fue.

A los dos o tres días otra vez, los amigos vieron venir al señor y tuvieron ganas de esconderse para no volver a escuchar todas aquellas historias, pero como eran muy pacientes decidieron escucharlo.

Pero ¡que sorpresa! ¿saben a caso que les dijo esta vez? "He pensado mucho en todo lo que me dijeron, si me permiten, si me aceptan, quisiera vivir aquí y compartir todo esto".

Los amigos se miraron asombrados, hablaron entre ellos un poquito y entonces abrieron la puerta de su casita al señor, desde ese día los tres compartieron aquella sencilla pero hermosa forma de vivir.

Escrito por hijos en: 10:16 PM | Comentarios (0) | TrackBack en Tags:

Marzo 08, 2007

Las Amigas

oveja

Ruli la ovejita vivía en Tacuarembó.

Había pasado un invierno con mucho frío. Las lluvias eran continuas y los vientos habían soplado muy fuerte durante muchos días, tan fuerte que los árboles se doblaban, perdían sus frutos y sus ramas se quebraban.

Ruli se cobijaba en aquel viejo galpón donde Flo, su dueña y amiga le llevaba todos los días su comida calentita y el agua.

Jugaban un rato, hasta que Flo tenía que ir a dormir.

Por fin llegó la primavera, Ruli había trabajado mucho y tenía la lana muy larga, por eso cuando iba al campo a jugar se le prendían los abrojos a su cuerpo.

se acercaba el verano y el calor aumentaba día a día, entonces Ruli le dijo a Flo: "cortame la lana que tengo mucho calor y yo solita no puedo hacerlo".

Flo le pidió a su mama unas tijeras y la esquiló.

Contenta la ovejita le dijo a su amiga "con esta lana quiero que te hagas un buzo bien abrigado, así el próximo invierno no pasas frío".

Flo, lavó la lana, le dió color y luego tejió el buzo más lindo que te puedas imaginar.

Un día de golpe y sin aviso volvió el frío, mucho pero mucho frío y como aún era verano a la ovejita aún no le había crecido la lana.

Temblaba pobrecita y lloraba bee, bee, bee que voy a hacer, me voy a enfermar.

Flo la oyó, corrió a buscar el abrigo que había tejido y se lo llevó a su amiga; se lo puso, prendió un fuego y le hizo un té bien calentito para entibiarla. Se quedo un rato haciéndole compañía hasta que estuvo bien.

Después durmieron muy contentas las dos soñando con poder jugar al sol al otro día.

¡Que lindo ejemplo de amistad nos dieron Ruli y Flo!

¿Te animas a ser como ellas?

Ilustración tomada de Sernac Niños

Escrito por hijos en: 07:56 PM | Comentarios (0) | TrackBack en Tags: